miércoles, 24 de febrero de 2016

... Y no dijimos nada




La primera noche ellos se acercan
y cogen una flor de nuestro jardín,
y no decimos nada.
La segunda noche, ya no se esconden,
pisan las flores, matan a nuestro perro
y no decimos nada.
Hasta que un día,
el más frágil de ellos,
entra solo en nuestra casa,
nos roba la luna, y conociendo nuestro miedo,
nos arranca la voz de la garganta.
Y porque no dijimos nada,
ya no podemos decir nada.

The first night they approach
and pick a flower from our garden
and we don’t say anything.
The second night, No longer hiding,
they stomp the flowers kill our dog,
and we don’t say anything.
Until one day the weakest of them
enteres our house alone robs us the moon and Knowing our fear,
robs us the voice of our throats.
And because we said nothing
we no longer can say anything